NI COLONIA CHINA NI NARCOESTADO, ADIÓS AL MAS

Escrito por humanistaRevolucionario 28-01-2018 en ciencia. Comentarios (0)


Manifiesto Aniversario Humanista – AUR, 33 años de lucha

NI COLONIA CHINA NI NARCOESTADO, ADIÓS AL MAS


Tres de las hordas más cruentas de la barbarie del siglo XXI amenazan la existencia de Bolivia y la estabilidad continental: el imperialismo chino, el narcotráfico transnacional y el capitalismo depredador. Estas tres expresiones mayúsculas del desprecio por la vida humana y la naturaleza son cobijadas por el gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS). Mejor dicho, estas plagas planetarias ingresaron y pretenden adueñarse del país gracias a autoridades que sin ningún escrúpulo se transformaron en sus fieles peones.

Tras 12 años de desgobierno y derroche, a los jerarcas masistas se les acabaron de caer el disfraz y el discurso estafador con el que llegaron al poder. Evo Morales y Álvaro García Linera precipitan a Bolivia a una colosal crisis económica, un enfrentamiento fratricida, a una degradación moral sin precedentes, a la neocolonización, la dependencia y hasta a una fatal intervención internacional.

Los masistas asaltan las arcas estatales y desatan recurrentes repartijas, pero pregonan la lucha contra la corrupción. Deforestan, exterminan especies y contaminan suelos, aires y aguas, pero discursan sobre “defensa de la Madre Tierra”. Rifan minas y campos petroleros en malbarata, abren generosamente las puertas a la criminalidad transgénica, pero se autocalifican de anticapitalistas y antiimperialistas. Auspician demenciales competencias motorizadas para los hijos de los plutócratas del planeta que profanan los templos de las civilizaciones solares, pero dicen luchar contra el colonialismo.

Hablan de “la moral revolucionaria” y del “hombre nuevo”, y, sin embargo, han sumado a las prácticas burocráticas y la “meritocracia” orgías y bacanales. Peor aún, un extraño silencio ha sucedido a casos de estupro, violaciones y abusos sexuales propios de pervertidos. El narcotráfico y la producción de su materia prima constituyen la única industria boyante en el país. Otros delitos asociados, que van desde el tráfico de armas hasta el de órganos y la trata, dejaron de ser noticia y se convirtieron en estadísticas.

Para la mayoría de los bolivianos el desempleo sólo tiene como soluciones o el lavado de narcodólares en las ferias de contrabandistas o la emigración forzada a otros países. La educación se ha transformado en una estafa estatal o una venta de títulos privada. Reina la ignorancia y se agravan el retraso académico y tecnológico. La salud llegó a sus más altos grados de mercantilización mientras miles de “asegurados”, famélicos y enfermos, madrugan y hacen colas a la intemperie por una ficha de consulta. 

Los gobernantes bolivianos de hoy se convirtieron en la antítesis del Ama Sua y el Ama Llulla. Sus seguidores y conmilitones constituyen la antítesis del Ama LLunku y el Ama Kella.

Ése es el legado masista. Ésa es la continuación de la corrupción neoliberal de los años 90 y de las dictaduras criminales de los 70. Y para colmo, como si de una apuesta para tener el mérito de haber asesinado a Bolivia se tratase, Morales y García Linera pretenden continuar en sus cargos.

El MAS se va constituyendo en el mayor peligro para la existencia de Bolivia. El MAS debe dejar el poder.

El pueblo está llamado a la más importante movilización de la historia patria. El pueblo está llamado a paralizar el país y aislar a los aprendices de tiranos hasta que se vayan. El pueblo está llamado a constituir un nuevo orden social y político basado en la Paz, el Trabajo Creador, la Educación Consciente, la Libertad y La Justicia.

2018, 33 aniversario de Acción Humanista Revolucionaria (AUR). 2018, año de la renuncia o del despido de Evo Morales y Álvaro García Linera. 2018, año en el que los bolivianos honraremos el “Morir antes que esclavos vivir”.

¡No a las armas! ¡No a la violencia!

¡No a los imperialismos!  ¡No al narcocapitalismo!